© 2018 by Permanencia Voluntaria AC. Created with Wix.com

  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Los orígenes

El origen del archivo Permanencia Voluntaria y del Baticine se remontan a las historias increíbles que relataba la adorada abuela de Viviana García Besné, María Teresa Calderón; su romance con una estrella del cine, glamurosos eventos en Hollywood, y la pasión familiar por el cine. Estos relatos plantaron la semilla de lo que hoy es Permanecia Voluntaria.

 

El árbol genealógico de Viviana incluye varias generaciones de distribuidores, productores y cineastas que estuvieron activos en la industria cinematográfica mexicana durante la mayor parte del siglo XX. Su bisabuelo José y sus hermanos, Mauricio y Rafael Calderón, fueron de los primeros propietarios de cines con sede en El Paso, Texas, y Cd. Juárez, y desarrollaron un extenso imperio de distribución cinematográfica tanto en México como en los E.U., llegando a distribuir películas mexicanas a más de 500 cines en los Estados Unidos. En la década de 1930, para mantenerse al día con la demanda de películas, comenzaron a producir sus propias cintas, y finalmente formaron su propia compañía de distribución, Azteca Films. A través de esta compañía, estimularon la producción al otorgar por adelantado el dinero de distribución de las cintas a los productores. En el punto culminante de su negocio, los hermanos Calderón tenían oficinas en la Ciudad de México, Chihuahua, El Paso, Chicago, Los Ángeles, Nueva York, San Antonio y también habían incursionado en la industria de la música.

 

A finales de la década de 1950, junto con la mayoría de la industria fílmica mexicana, las diversas empresas cinematográficas de la familia recurrieron cada vez más a cintas de género como películas de luchadores, explotación, terror y ciencia ficción. El abuelo de Viviana, Jorge García Besné, produjo las primeras películas protagonizadas por el luchador mexicano El Santo, básicamente creando el género de películas de lucha libre en México. La popularidad de este personaje y sus películas fue extrema. Hoy en día, tanto en los Estados Unidos como en México, El Santo sigue siendo enormemente popular.

Las historias que rodean a estas películas inspiraron a Viviana a explorar más sobre la historia cinematográfica de su familia. El resultado de ese trabajo de investigación es Perdida, un documental que cuenta con entrevistas con miembros de su familia y figuras notables del cine mexicano que explora la verdad detrás del éxito de la familia Calderón y Azteca Films.

María Teresa Calderón, la abuela de Viviana

Lo que siguió a Perdida fue la fundación de Permanencia Voluntaria, que fue posible gracias al equipo definitivo formado por las amigas Viviana, Paulina Suárez y Michael Ramos. ¡Asegúrate de visitar nuestra página de FUNDADORES para obtener más información sobre estos superhéroes!